Se el amo de tu propio existir


En el ser humano convergen múltiples matices; aquellos que tienen sus cimientos en el alma, otros del espíritu y unos cuantos del ego con el que se ha identificado. Muchas veces en medio de tantos colores, matices y sentires, puede llegar a encontrarse con grandes guardianes, salvadores y verdugos, pues cada energía aunque opuesta pueda parecer entre si, hace parte de un completo yo integrado. Es cuando el hombre se enfrenta con cada una de estas siluetas, que logra comprender su universo mismo, teniendo la libre elección de convertirse en amo o sirviente del destino.

Cuando logra observar matiz por matiz y color por color, entendiendo que cada uno es tan fuerte y eterno como su visión y foco en el, es entonces cuando se convierte en un maestro; jugando una alquimia en la que aun con los aspectos de su oscuridad, logra conjurar los acentuantes que conjugaran sus mas brillantes cartas a jugar. En palabras sencillas: Cuando el hombre despierta de su eterno sueño y logra percibirse como parte del todo, dejara de negar cada aspecto que resulte incomodo y aprenderá a sacar de estos su mejor partida.

Si son las emociones ligeras o el exceso de pensamiento analítico quienes te mantienen al borde del filo, debes entonces abrazarlas y observarlas, dando lugar a que se expresen pero dejando en claro que es solo tu consciencia quien sabrá hacia donde dirigirse. Puede que tu ego patalee y refunfuñe como un niño indisciplinad; pero finalmente llegará el momento en que te harás su amigo, dejando en claro que aun cuando vive en ti, no es mas que un compañero de camino, uno al que con compasión rediccionarás y pondrás finalmente en tu lista de aliados.

Toma aquello que hoy dolor te infringe y saca el acentuante que tu vida necesita, pues puede ser la reacción de tu ser terrenal a aquellos movimientos que tu alma consecuentemente necesita realizar. No te resistas más, pues esto puede hacerte libre, ¡Ya lo verás!.

Con infinito amor, tus guías universales.

Canal: Lya.

Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *